25Octubre2014

Porque proteger la fauna del Gran Chaco

Fauna - Descripción General

Extractado del informe: Iniciativas transfronterizas de conservación en el Chaco Paraguayo: plan de acción de conservación 2000 – 2004. DeSdelChaco / The Nature Conservancy / USAID

Porque proteger la fauna del Gran Chaco[1]

Gran parte de la preocupación mundial relacionada a la protección de ecosistemas y a la conservación de la diversidad biológica ha estado centrada en los bosques tropicales, es así que la mayor parte de la investigación relacionada al tema ha sido desarrollada en estos ecosistemas.

En general, la "comunidad conservacionista" mundial ha concentrado su atención en la rápida destrucción de los bosques tropicales y en como combatirla, mientras otros ecosistemas están desapareciendo casi tan rápidamente como estos, pero a diferencia de los bosques tropicales los ecosistemas del neotrópico están siendo destruidos sin "lamentaciones".

Si la riqueza de especies per se es el factor clave para determinar las prioridades de conservación podemos realizar algunas comparaciones entre los ecosistemas tropicales y los neotropicales. Por ejemplo, si se escogieran para el efecto un listado de mamíferos medianos (=1 kg) y grandes (=10 kg) encontrados en la región del Gran Chaco y un listado de mamíferos con las mismas características del Parque Nacional Manú, en Perú, tendríamos que, para un área de estudio de 2.000 ha analizada por Taber en el Chaco Central Paraguayo, se han encontrado 30 especies de mamíferos de tamaño medio y grande. Otras 23 especies son conocidas para el Chaco (10 de ellas en el Chaco Central Paraguayo). En contraste en el Parque Nacional Manu, en Perú, generalmente presentado como la región con mayor diversidad biológica en el neotrópico, Janson y Emmons han reportado 34 especies de mamíferos de tamaño medio y grande en la estación biológica Cocha Cashu. La conclusión es clara, el Chaco, un ecosistema no perteneciente al bosque tropical lluvioso, es tan importante como los ecosistemas tropicales en lo referente al número de mamíferos de mediano y gran tamaño.

Comparación entre el número de especies de mamíferos con 1 o más kg, y con 10 o más kg de peso, de las localidades del Chaco Central y de la Estación Biológica del Cocha Cashu, del Parque Nacional Manu, Perú (Taber, no publicado; y Janson, C., y L. Emmons. En Neotropical Forest, Yale University Press, New Haven Connecticut)

 

De particular interés es el hecho que muchos de la mamíferos chaqueños, como el tapir, generalmente conocido como una especie de bosque lluvioso, "sobrevive", en el duro Chaco, en el que durante aproximadamente 5 meses del año probablemente no exista suficiente agua a disposición. Muchas otras especies, como el armadillo (Cabassous chacoensis) y el Ka'i pyhare (Aotus azarae) no se distribuyen en los bosques tropicales, y en este caso, la mejor alternativa de sobrevivencia para estas especies, y en algunos casos la única, claramente está en el Gran Chaco Sudamericano. En este sentido debemos prestar una atención particular a una especie endémica del Chaco Central (Catagounus wagneri).

Particularmente, en Paraguay, donde probablemente existe el mayor remante natural del hábitat del Chaco Seco, el 45% de este ha sido selectiva o intensivamente explotado, y las tendencias indican que este porcentaje irá en aumento progresivo de acuerdo a los datos actuales.

Por otro lado, en la Argentina, en el mismo ecosistema, es prácticamente imposible encontrar áreas que no han sido modificadas últimamente por la actividad humana. Algunos autores mencionan que la degradación del Chaco Seco Argentino es una de las mayores y menos conocidas catástrofes ecológicas en Sudamérica.

No solamente la rápida destrucción del hábitat es un problema para la conservación del Gran Chaco. Si bien existen áreas silvestres protegidas en procesos de consolidación, estas no son suficientes para asegurar la continuidad de los procesos ecológicos a largo de toda la región.

La Fauna Chaqueña

La descripción y el análisis del estado de conservación de la fauna chaqueña, aún cuando se lo presente en forma resumida, es extremadamente dificultoso, debido a la escases de relevamientos faunísticos sistemáticos. Es oportuno destacar que en los últimos años los esfuerzos realizados en este sentido han aportado valiosa información, especialmente los trabajos desarrollados por la Dirección de Parques Nacionales y Vida Silvestre, a través de sus distintos departamentos, la investigación desarollada durante el Proyecto Parques en Peligro en el Parque Nacional Defensores del Chaco, y en las Evaluaciones Ecológicas Rápidas de las áres de reservas privadas.

Como se mencionó en párrafos anteriores, la fauna chaqueña, en sus orígenes, consistió principalmente en especies "en tránsito" desde otras regiones fitogeográficas. Debido a ello no presenta una cantidad muy grande de especies endémicas (con relación a otras regiones). No obstante, por sus características particulares y por representar nichos "inexplorados" también existen especies claves que lograron adaptarse y aprovechar la gran productividad primaria del "desierto verde", que sin duda deben ser motivo de más estudios y análisis para comprender a cabalidad esos mecanismos de adaptación, que en general, en las especies de fauna están estrictamente ligados a la escasez del agua.A continuación, se presentan algunas consideraciones generales con respecto a los grupos faunísticos a cuya bibliografía se ha tenido acceso.

Micro mamíferos

Para realizar el análisis correspondiente en este componente, se tomó como base el estudio realizado por Owen et al. (En prensa),

El estudio fue diseñado para proporcionar un conocimiento sistemático y detallado de los pequeños mamíferos del Paraguay, los cuales fueron muestreados en todas las áreas geográficas, en la mayoría de los hábitats que existían en el país. Se han muestreado extensivamente 25 sitios en todo el Paraguay. En cada uno de los sitios se han colectado pequeños mamíferos durante aproximadamente 10 noches, muestreando en cada uno de los diferentes hábitats encontrados en la zona. Estos sitios fueron muestreados no solo por lo que representaron los mismos, en cuanto a la variedad de hábitats y comunidades naturales, sino también porque existe la posibilidad de protección y conservación.

El grupo de los mamíferos podría ser un grupo razonable en el cual basar decisiones de conservación (Kalko, 1997). Los mismos están representados por numerosas especies (se conocen 54 especies en Paraguay). y estas ocupan una amplia variedad de nichos con requerimientos alimenticios tan diversos como ser: fruta, néctar, insectos de varias clases, pequeños vertebrados, sangre de aves o mamíferos, y peces. Por lo tanto, los murciélagos incluyen una amplia variedad de herbívoros y carnívoros, que se alimentan de diferentes substratos: acuáticos, aéreos, arbóreos y terrestres.

En el estudio de los 25 sitios, se obtuvieron 3.989 capturas representando 43 especies (23 géneros, 5 familias) de murciélagos (Willig et al., en prensa). En el estudio realizado se han tomado seis áreas para determinar las prioridades de conservación.

Durante los análisis del trabajo, todos los valores de la matriz de especies por sitio fueron transformados a raíz cuadrada, un procedimiento comúnmente recomendado cuando los datos son conteos de items (Sokal & Rohlf, 1973). Esta transformación tiene el efecto de volver a las varianzas mas independientes de la media, y también reducir los efectos de especies extremadamente comunes en el análisis. Todos los análisis subsecuentes se basaron en los datos transformados a raíz cuadrada.

Se calculó la riqueza específica para cada sitio y los sitios fueron ordenados teniendo en cuenta estos índices. La riqueza específica es simplemente la cantidad de especies encontradas en el sitio. También, se calculó la diversidad específica, usando el "indice de información" H' = -å(piln(pi)), en donde pi es la proporción del total de los individuos encontrados en un sitio, que está representada por la especie "i" (McNaugton & Wolf, 1979).

Se listan a continuación los sitios muestreados en el estudio de Lowen et al., resaltando las localidades ubicadas en el Chaco (naranja), ordenados por riqueza específica y por diversidad específica.

Riqueza y diversidad de especies:

Riqueza de Especies

Diversidad de Especies

Sitio

Sitio

13

25

13

2.92

04

18

04

2.69

14

17

14

2.63

01

14

01

2.49

18

13

08

2.36

21

13

17

2.18

08

12

19

2.17

19

12

18

2.17

12

11

21

2.14

17

11

06

2.14

05

9

12

2.13

06

9

16

2.08

07

9

07

2.07

15

9

05

2.04

16

9

15

1.96

09

8

09

1.88

11

8

23

1.83

20

8

02

1.81

23

8

11

1.81

24

8

24

1.71

02

7

20

1.66

22

6

22

1.54

10

5

25

1.54

25

5

10

1.35

03

3

03

0.95

La riqueza específica y la diversidad específica variaron considerablemente, pero ambos fueron máximos en los sitios 13, 04, 14, y 01, que son respectivamente el Parque Nacional Serranía de San Luis (Dpto. Concepción), Estancia Sombrero (Dpto. Cordillera), Estancia Yacare (Dpto. Ñeembucu) y Estancia La Victoria (Dpto. Pte. Hayes). Los seis sitios con mayor diversidad específica incluyeron los cuatro anteriores mas Laguna Placenta (Dpto. Alto Paraguay) y Yacyretá (Dpto. Misiones). Los seis sitios con mayor riqueza específica incluyeron los cuatro primeros mas la Reserva Privada Itabo (Dpto. Canindeyú) y Estancia Samaklay (Dpto. Pte. Hayes), cerca del Parque Nacional Tinfunqué.

El estudio de Owen et al., prosigue, incluyendo dos variables más, "rareza general" (especie encontrada en varios sitios pero en pocas cantidades) y "rareza por sitio" (se encuentra en uno o pocos sitios pudiendo existir en grandes cantidades)

Finalmente, y luego de análisis multivariados, y valoración de componentes, el documento concluye: Los cuatro índices utilizados según el criterio de tres componentes, concuerdan con la siguiente selección de sitios: 13, 04, 14, 01 y 8. Lo cual indica que un conjunto de seis sitios que incluya estos cinco mencionados, maximiza el resultado potencial de los cuatro criterios (diversidad específica, riqueza específica, rareza general, y rareza por sitio), y también prorratea los sitios seleccionados según los cuatro criterios entre los tres componentes de variación dentro de las comunidades de murciélagos. Para el sexto sitio, el sitio 17 maximiza la diversidad específica (y el total de especies encontradas), el sitio 18 maximiza la rareza general y la riqueza específica (pero no el total de especies encontradas), y el sitio 19 maximiza la rareza por sitio.La decisión por la cual estos tres sitios (todos situados en el Chaco) se deben incluir en la lista de seis, dependerá del criterio particular que se desee maximizar.

Mas información sobre el documento: Dr. Robert Owen Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Macro Mamíferos:

Como existen muy pocas especies endémicas en la región, debido principalmente al reciente origen geológico, revisten especial importancia: el tagua (Catagonus wagneri), pichi ciego (Chlamydophorus retusus), roedores como los tucos tucos (Ctenomys dorsalis, C. conoveri, C. boliviensis) y otros (Pseudoryzomys wavrini, Andalgalomys pearsoni y Bolomys lenguarum) y un marsupial (Monodelphis touan, registro único de acuerdo a Redford y Eisenberg 1992).

Con base en estos endemismos se pueden definir ciertas áreas (en donde se presentan estas especies) consideradas "frágiles" o susceptibles de impactos importantes. Por ejemplo el Tagua actualmente se encuentra restringido al departamento de Boquerón, al oeste de las colonias mennonitas, en sus porciones más áridas. Las otras especies cavícolas (tucos tucos y pichi ciego) encuentran particular desarrollo en la zona de los médanos al noroeste y algunos roedores al norte de Pozo Colorado. Andalgalomys pearsoni se presenta en toda la porción Norte.

Otras especies consideradas amenazadas y que se encuentran en el Chaco son: tatu carreta (Priodontes maximus), jaguarete, el arira'i o nutria gigante (Pteronura brasiliensis), guasu puku (Blastocerus dichotomus), aguara guasu (Chrysocyon brachyurus), jurumi (Myrmecophaga tridactyla).

Existen especies de amplia distribución en Sudamérica, con distintos grados de amenazas, que encuentran su límite de distribución en el Chaco Paraguayo, tales como el guanaco (Lama guanicoe), el arira'i o nutria gigante (Pteronura brasiliensis), la vizcacha (Lagostomus maximus), el teju leon (Iguana iguana), el viborón (Dracaena paraguayensis).

La zona nor-este del Chaco constituye una de las áreas con mayor cantidad de especies amenazadas de mamíferos representadas por 20 especies con una algún grado de amenaza y 13 incluidas en el libro de Fauna Amenazada del Paraguay y de la UICN.

Es la única región del Paraguay que posee las cinco especies de monos registradas para el país, además es muy probable que habiten también el área las cinco especies de mustélidos que habitan el país.

Aves

Para los propósitos de este estudio se ha tomado la división propuesta, para la región del Chaco Paraguayo, por Floyd E. Hayes, en su monografía: Status, Distribution and Biogeography of the Birds of Paraguay, quien subdivide el Chaco en tres grandes regiones ornitogeográficas Alto Chaco AC (Correspondiente al Chaco Seco), Mato Grossense MG (Correspondiente al Noreste de Alto Paraguay, o Norte del Chaco Oriental) y Bajo Chaco (correspondiente al Chaco Oriental Sur).

El análisis de la avifauna siempre resulta bastante complejo por la diversidad de especies que la componen. Para facilitar la comprensión de los resultados se pretende considerar toda la avifauna que reviste cierta importancia y luego enfatizar las especies que son consideradas más importantes. Los criterios para la primera selección se fundamenta en el grado de amenaza de la especie, la presencia restringida a áreas limitadas del país, si son o no especies migradoras y la rareza.

Las especies consideradas más importantes se basan el grado de amenaza (Collar et al. 1994, Hayes 1995 y Lowen et al. 1996) y también de acuerdo al carácter de especies migratorias. Las especies migratorias deben considerarse de acuerdo a la Convención Internacional RAMSAR[2], ratificada por Paraguay según la Ley 350/94. Para simplificar el análisis y priorizar algunas áreas importantes se presentan los resultados de acuerdo a Hayes (1995)

Análisis de las especies de la avifauna chaqueña considerada de importancia.

De acuerdo al análisis realizado se estima la presencia de unas 145 especies de aves que requieren particular atención. Como parte de los criterios empleados en este análisis no son científicamente determinantes, pues que una especie sea rara no siempre indica su estado de amenaza, se necesita clasificar a un nivel superior para determinar las especies de máxima importacia.

En resumen, se considera que la avifauna de importancia para su conservación se compone de 69 especies. De éstas, 21 poseen algún grado de amenaza, citándose como las más amenazadas al Tordo amarillo (de presencia dudosa en el bajo chaco), la cachirla dorada, el gua'a hovy, el gua'a maracana y el águila coronada. Las especies que migran de una u otra manera suman 50 (sin considerar las de estatus BR).

Lowen et al. (1996) identificaron un total de 30 áreas claves para la conservación de las aves. Estas áreas fueron elegidas en función a varios criterios, entre los cuales predominan la cantidad de especies amenazadas. Para el Chaco fueron identificados tres sitios como áreas claves para las aves, todas en el bajo Chaco: (a) el área propuesta para Parque Nacional (PN) Tacuara, (b) la Reserva Natural Privada Golondrina y (c) Estancia Leopoldina.

Comparaciones Regionales

Comparación entre la riqueza de especies de aves que anidan en las diferentes regiones biogeográficas

Grupo Ecológico/taxonómico

Paraguay

Alto Chaco

Bajo Chaco

Motogrosense

Todos los grupos que anidan

576

304

314

270

Terrestres no paseriformes

14

9

7

4

Aves acuáticas

82

69

63

48

Rapaces – Carroñeras

62

43

37

32

Frugívoros no paseriformes

45

20

23

26

Insectívoros no paseriformes

54

24

27

25

Nectívoros no paseriformes

16

5

5

3

Insectivos paseriformes

189

83

90

79

Omnivores paseriformes

114

51

62

53

 

De acuerdo a la tabla, la riqueza de especies (definida como el número de especies que anidan en el sitio), para todos los grupos que anidan en el Chaco, es más elevada en el Bajo Chaco, pero este resultado deber ser analizado teniendo en cuenta la escasez de datos con los cuales se cuenta en la región Matogrosense. Por otro lado, un análisis por grupo ecológico/taxonómico revela que en la mayoría de los caso existe mayor cantidad de especies identificadas en las regiones del bajo chaco, exceptuando los grupos de frugívoros no paseriformes en donde, a pesar de la escasez de datos la región Matogrosense tiene un número mayor de especies. Esto está asociado a la diversidad de flora existente en la región.

Con respecto al grupo de frugívoros no paseriformes se evidencia una reducción en el número de especies hacia el Chaco Boreal, asociados, al igual que en el grupo de murciélagos frugívoros (phyllostomidae) a la disminución de especies de plantas con frutos.

Distribución de especies

De acuerdo a la zonificación realizada, es importante señalar que, aunque no existen especies de aves que existen solamente en el Chaco Paraguayo, presumiblemente por la carencia de barreras de dispersión entre Paraguay y los países vecinos, hay especies que solamente se distribuyen en una de las regiones definidas con anterioridad.

En el Alto Chaco, la zona más árida, existen numerosas especies de aves residentes que no se distribuyen en ninguna otra región del país, por lo que revisten gran importancia para la selección de áreas prioritarias para la conservación.

La región Matogrosense, próxima al ecosistema del Pantanal, en las adyacencias de Bolivia y Brasil, refleja una variedad de especies que solo reside en esta región del país. Estas especies también han sido identificadas a la margen izquierda del río, sin embargo, ninguna de ellas ha sido citada más allá de la región de los campos cerrados en Py.

Herpetología

Reptiles

Aún cuando los estudios faunísticos detallados son escasos, es posible citar para la región especies listadas en los apéndices de CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) como por ejemplo, Tupinambis sp., Dracaena paragauyensis, Iguana iguana, Caiman sp., Hydrodynastes gigas, Eunectes notaeus Boa constrictor.

El libro de Fauna Amenazada del Paraguay (DPNVS-FMB, 1998) cita para el Chaco tres especies consideradas con algún grado de amenaza. Dracaena paraguayensis, la cual se encuentra en primer lugar dentro de las especies amenazadas del país, por tener una distribución restringida, no sólo en el Paraguay, en la zona norte del Departamento de Alto Paraguay, sino también para el continente, considerándosela una especie endémica del Pantanal. Además, hasta el momento, la especie no se encuentra distribuida dentro de ninguna área protegida en el país.

La otra especie considerada como amenazada es Iguana iguana, la cual es muy común en todo su rango de distribución en Sudamérica y América Central. Es una de las especies de reptiles más usadas en el mercado de mascotas ya que se desarrolla y reproduce fácilmente en cautiverio. Su distribución es marginal en la zona del Departamento de Alto Paraguay el cual es, a su vez, el límite sur de su distribución.

La tercera especie citada con algún grado de amenaza es Caiman latirostris cuya distribución, abarca los cuerpos de agua del Chaco Húmedo. En el pasado su valiosos cuero ha impulsado la cacería indiscriminada de la especie, diezmando las poblaciones, si bien los últimos estudios relacionados a la especie han documentado su presencia en casi todos los sitios en los cuales su presencia había sido citada en décadas anteriores. Para asegurar la conservación de la especie, se necesitan más investigaciones sobre la distribución, la dinámica poblacional, y los requerimientos de hábitat, así como la creación de áreas silvestres protegidas en las zonas de los humedales cercanas al río Pilcomayo

Otro punto resaltante en este grupo faunístico es que existen varias especies susceptibles de aprovechamiento sostenible y que poseen valor comercial a nivel local, regional e internacional: el teju guasu (Tupinambis sp.), el jakare hu (Caiman yacare), la boa kuriju (Eunectes notaeus), la mboi ro'y (Boa constrictor) el teju leon (Iguana iguana), el viborón (Dracaena paraguayensis) y la ñacanina say'ju (Hydrodynastes gigas).

De las especies citadas en el párrafo anterior, el género tupinambis, cuenta con cupos anuales y se realizan monitoreos de cosecha para verificar constantemente el estado de las poblaciones, también se ha concedido, en los últimos años, cupos experimentales de Caiman yacare yEunectes notaeus en la zona de Alto Paraguay. Estos programas son desarrollados por la Dirección de Parques Nacionales y Vida Silvestre y la Oficina CITES Py

Anfibios

Son destacables algunas especies muy particulares del Chaco, especialmente en la zona seca, que han desarrollado mecanismos de defensa contra la desecación como: Phyllomedusa azurea yP.sauvagei, las que poseen glándulasque secretan una sustancia compuesta de polímeros que se untan en todo el cuerpo, para evitar la desecación, Chacoprhys pierotti, excava bajo el suelo y forma un capullo dentro del cual permanece inactivo durante la prologada estación seca, entre otras

De acuerdo al libro de Fauna Amenazada del Paraguay (DPNVS-FMB, 1998), ningún anfibio se encuentra en estado de amenaza o en peligro de extinción.

Invertebrados

En general los estudios realizados sobre invertebrados son escasos en comparación con los vertebrados y las plantas superiores, de ahí que el catálogo sistemático de la fauna de invertebrados en el Paraguay se encuentra en sus etapas iniciales (Kochalka et al., 1996), por lo tanto se hace difícil mencionar especies que deban ser tenidas en cuenta como criterios para la definición de áreas prioritarias para la conservación.

Lo que sí es indudable les la urgente necesidad de realizar más estudios sistemáticos para determinar, al menos con más seguridad, el estatus de este grupo, pues con la rápida destrucción de hábitats y micro hábitats se desconoce cuáles especies están desapareciendo.

Consideraciones finales

De acuerdo a la información presentada en los párrafos anteriores, es indudable que un número importante de especies y de hábitat, actualmente, no están protegidos por el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas.

Particularmente en el Chaco, sólo existen dos áreas protegidas estatales que efectivamente están siendo administradas por la Dirección de Parques Nacionales y Vida Silvestre, las restantes carecen de recursos necesarios para un mínimo manejo de las mismas. Bajo estas condiciones, las reservas privadas, y otros instrumentos privados de conservación, constituyen una alternativa valiosa para asegurar la continuidad de los procesos ecológicos y la conservación in situ de especies que actualmente ya se encuentran amenazadas

Estas consideraciones son respaldadas por estudios, que si bien son a una escala de país, reflejan el aporte que realizan las reservas privadas en la conservación de la diversidad biológica (Yanosky, 1998).

Ref: Riqueza específica comparativa para los vertebrados (peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos) registrados en los cuatro diferentes subsistemas de conservación del Paraguay.

________________________________________

[1] Redford Kent, et al. Conservation Biology Volume 4, No. 3, September 1990

[2] RAMSAR, Convención Internacional para la Protección y Conservación de los Humedales de Importancia Internacional. La Convención fue iniciada en 1971 y entró en vigor desde 1975, con la firma de la convención en la ciudad de Ramsar, Irán. En 1982 fue modificada según el protocolo de París.